Nacido de cepas valientes, fuertes y salvajes, plantadas en altitud, el Particular Garnacha 2015 es un vino muy vivo, limpio y brillante. El dibujo de una cruz en su etiqueta nos recuerda la forma en la que los antiguos viticultores de la bodega marcaban las barricas para distinguirlas.